AGENDA

AGENDA

Abr
20
Sab
Iberian Big Band presenta el espectáculo For Once in my Life
Abr 20 a las 21:00 – 22:30

Sábado 20 de abril. 21.00 h.  Teatro López de Ayala. Badajoz

 Con las voces de Gene García & Mili Vizcaíno

Saxos altos: Vicente Contador y Javier Juanals

Saxos Tenores: Jesús Gallardo y Francisco Sánchez

Saxo Barítono: Juan José Leyva

Trompetas: Juan Fco. Chaves, Antonio Moreno-Velasco, J. Antonio Domínguez y Carlos Mª Rivero

Trombones: David Taboada, Joaquín Carballo, Marcial Castro y Luís Herculano.

Trompa: Guillermo Galindo

Piano: Hugo J. Díaz

Batería: Israel S. Marcelo

Guitarra: Gonzalo Navarro

Contrabajo: Enrique Tejado

Voces: Rev. Gene García & Mili Vizcaíno

Speaker: Javier Leoni

Video making off: Félix Méndez

Dirección Artística: Vicente Contador, Hugo J. Díaz y Guillermo Galindo

Temas al más puro estilo de la era swing como “Sing, sing, sing”, clásicos de siempre como “Fly me to the moon” o “More” que inmortalizara el genial Frank Sinatra se unen a “Route 66”, “Every day i have de blues”, “Blues in the night”, “For once in my life”… impresionantes temas de Ella Fitzgerald, Duke Ellington, Chick Corea y otros genios de la música.

Patrocina: Red de Teatros de Extremadura

Precio:

Butaca de patio: 12 €

Anfiteatro:  10 €

Abr
21
Dom
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
Abr 21 – May 8 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

VIII Certamen Gastronómico de Barcarrota
Abr 21 – Abr 22 todo el día

•del 19 al 21 de abril. Barcarrota.

El alcalde de Barcarrota, Alfonso Macías; el diputado del Patronato de Turismo, Miguel Ruiz, y el restaurador Javier García, presentaron hoy en la Diputación el VIII Certamen Gastronómico del Cerdo Ibérico de Barcarrota, que se desarrollará del 19 al 21 de abril en la Plaza Francisca Sosa de esta localidad.

El Certamen acoge además el IV Concurso de Cortadores de Jamón, las V Jornadas Técnicas del Cerdo Ibérico y las VI Jornadas Didácticas del Gusto. También se celebrará el II Concurso Gastronómico de Cocineros Profesionales, al que aspiran cinco cocineros de la región que deberán presentar un plato elaborado con solomillo ibérico. Esta elaboración podrá ser contemplada por los visitantes ya que las cocinas se sacarán a la plaza.

Las Jornadas Técnicas del Cerdo Ibérico recogen demostración de corte de jamón a cargo de Ramón Jaime y Juan Nogales; cata de vinos de la mano de Jesús Sanguino, y taller de cocina organizado por la Asociación de Mujeres Altozano.  En cuanto al Concurso de Cortadores de Jamón, organizado por la Asociación Nacional, participarán seis concursantes procedentes de toda España.

Uno de los momentos especiales para el público será la elaboración de platos en directo cocinados por Javier García, del Restaurante Lugaris; Fernando González de Las Mayas en Barcarrota; y Pablo Medrado del restaurante Oquendo de Cáceres.

Todas estas actividades se completan con degustaciones, ruta de la tapa, ruta de senderismo, exhibición de deshuesado de jamón y paleta, concurso de repostería tradicional, teatro infantil y mercado artesanal, entre otras.

Abr
22
Lun
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
Abr 22 – May 9 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

Abr
23
Mar
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
Abr 23 – May 10 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

Abr
24
Mie
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
Abr 24 – May 11 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

Abr
25
Jue
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
Abr 25 – May 12 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

Abr
26
Vie
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
Abr 26 – May 13 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

Abr
27
Sab
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
Abr 27 – May 14 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

Abr
28
Dom
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
Abr 28 – May 15 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

Abr
29
Lun
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
Abr 29 – May 16 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

Abr
30
Mar
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
Abr 30 – May 17 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

May
1
Mie
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
May 1 – May 18 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

May
2
Jue
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
May 2 – May 19 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

May
3
Vie
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
May 3 – May 20 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

May
4
Sab
Bedate expone “El arte no cierra los ojos” un tributo a los clásicos @ Sala de Exposiciones Vaquero Poblador.
May 4 – May 21 todo el día

Horario de la exposición: de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17:30 a 21 horas. Sábado sólo mañanas.

La sala de exposiciones temporales “Vaquero Poblador” de la Diputación de Badajoz inauguró ayer por la tarde una nueva muestra pictórica tras la exhibida por María Campins sobre su particular visión plástica sobre el ritmo musical. En esta ocasión, el artista cacereño Miguel Ángel Bedate expone una treintena de obras donde reinterpreta a los clásicos grecorromanos y renacentistas con ciertos guiños al presente.

Francisco Muñoz, director del Área de Cultura, y Lourdes Román, responsable de la sala “Vaquero Poblador”, acompañaron a Bedate en el acto inaugural. Para Muñoz, y tras Campins, artista conceptual y abstracta, “se presenta ahora la muestra de un pintor que tiene una trayectoria figurativa evidente. Eso quire decir que en el arte no se puede hablar de evolución sino de tendencias, en definitiva, de pluralidad y universalidad, que es lo que mueve la creación artística”.

El título de la exposición, “El arte no cierra los ojos”, según el director del área cultural, no puede ser más explícito ya que “es precisamente a través de esta treintena de obras como su autor recrea, reinterpreta y revisa incluso el color de grandes obras expuestas en museos de todo el mundo. Esa es la esencia del arte, su multiplicidad, su pluralidad y su universalidad”.

Lo expresa también Valentín Cortés, presidente de la Diputación Provincial, en las palabras introcutorias del catálogo de la muestra: Bedate da “un nuevo protagonismo a aquellas esculturas y bajorrelieves del clasicismo. Cada una de ellas mantiene su carácter pero establece nuevos diálogos entre las artes, ya sea cerámica, escultura, pintura o dibujo, uniendo diferentes tradiciones para provocar renovadas lecturas”.

Miguel Ángel Bedate es un artista con una trayectoria reconocida como creador incansable. Desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy no ha dejado de realizar exposiciones. Son múltiples las que ha llevado a cabo en salas de exposiciones de Extremadura como en muchos otros lugares de España, “así que -añadió Muñoz- estamos ante un artista prolìfico”.

El autor de la muestra quiso agradecer a la Diputación la oportunidad de exponer de nuevo en Badajoz, pues “con todo el cariño se ha abierto a que mi obra de nuevo esté en esta ciudad con la que tengo un vínculo bastante amplio ya que he expuesto en varias ocasiones. Pero sobre todo tengo un recuerdo muy agradable porque en esta sala expuse cuando se inauguró este edificio hace 13 años”.

Para esta muestra, Bedate ha seleccionado una obra con la que lleva trabajando varios años. Comenta al respecto que es un enamorado de los museos, a la vez que muy crítico con el arte y con su propia creación. “Y mis tendencias han cambiado muchísimo -sostiene- ya que mucha gente me recuerda por ser pintor de caza y de temas regionalistas, por lo que quien visite ahora mis obras se darán cuenta que soy algo más, porque llevo muchos años pintando”.

Miguel Ángel Bedate comenzó a pintar con 6 años, acuarela y óleo, “sin academia ni profesor”, recuerda. Y añade: “lo mío fue un descubrimiento, sobre todo por mi madre, a quien dedico esta exposición, junto a mi padre. Mi madre siempre lo vio, por eso me decía que tenía que ser pintor”.

La obra que Bedate expone en la Diputación hasta el próximo 4 de mayo corresponde a los últimos años de su bagaje creativo, “donde llevo tratando texturas diferentes, una forma de pintar distinta, por lo que me he dado cuenta que puedo hacer de todo en el arte, ya sea fresco o acuarela y perfeccionando la técnica”.

Estudio de su última producción, “donde no pinto por pintar ni para vender sino por propia satisfacción y porque estoy enamorado de lo que hacían aquellos artistas 450 años antes de Cristo”, Bedate opina que tras recorrer museos como el Louvre o los de Atenas,  regresar a España y visitar Arco o alguna muestra de pintores actuales, nota “que muchos autores están haciendo lo mismo, una línea que no concuerda realmente con lo que se podría hacer si no olvidáramos de donde venimos”.

Porque para Bedate todo comenzó en Altamira, “esos son los auténticos vanguardistas del arte, no muchos de ahora, porque con los conocimientos que tenían nos han legado unas pinturas impresionantes”.

Aquel legado prehistórico y los clásicos posteriores representan para el pintor una obra que necesita ser rescatada “porque estoy a favor de que el arte clásico no se pierda y de que de ahí venimos y tenemos mucho que aprender. Yo seré el primero que seguiré aprendiendo de los clásicos, porque cada día que trato algo sobre ellos me enseñan más”.

May
9
Jue
Concierto del Grupo de Percusión del Conservatorio Superior en la Real Sociedad Económica Amigos del País @ Real Sociedad Económica Extremeña Amigos del País
May 9 a las 20:30 – 22:00

• 9 de mayo, a las 20:30 horas. Sede de la Real Sociedad Económica Extremeña Amigos del País

La agrupación del Conservatorio pacense está integrado por Victoria González, Agustín Jiménez, Julia Ramos, Miguel Polo, Pablo Paz y Antonio Moreno. Interpretarán las piezas “Art Brut”, estreno de David González; “Triade” de Heinrich Konietzny; “Time & Money” de Pierre Jodlowski; “Rebus” de Michael Kowalski; y “Cage’s Fandango” de Novel Samano”.

El estreno de la composición de David González, “Art Brut” toma como partida el cuadro de Jean Dubuffet, “Air Madiane Claire”, y está dedicado al percusionista Agustín Jiménez. Se trata de un dúo donde se explora la materia, la textura y el gesto.

El Grupo de Percusión del Conservatorio de Badajoz nace en 2000 por iniciativa de los propios alumnos y el deseo de expresar sus inquietudes artísticas. En la actualidad es un grupo totalmente consolidado dentro las distintas formaciones que hay en el centro. Desde un principio se pensó como plataforma para que los alumnos tuvieran contacto con el fin didáctico que es la actuación en vivo. Es por ello que desde su origen el grupo no ha parado de mostrar su calidad interpretativa por toda la región,participando en numerosos ciclo en los que no cesan de mostrar el desconocido mundo de la percusión actual.

Otra de las facetas que animan el grupo es la difusión de obras de nueva creación por ello mantienen vínculos con jóvenes creadores de la actualidad así como difundiendo la obra de compositores tan reconidos como J.M. López López, J. Rueda, J. Torres, D.H. Sprintz o el gran F. Guerrero. De igual manera compositores como S. Reich, G. Grisey y J. Cage o W. Rhim forman parte de su repertorio habitual.

Han participado en el Festival Ibérico y Ciclo Hojas de Álbum, así como en el Museo de arte contemporáneo de Badajoz. Desde el grupo se organizan talleres y encuentros con profesores de la talla de G. Midoux, J. Geoffroy, C. Brunner y S. Aparici, A. Serra y J. Ramírez. La dirección artística corre a cargo del profesor Antonio Moreno.

May
10
Vie
Concierto del ensemble de saxofones del Conservatorio Bonifacio Gil @ Salón de Actos del Conservatorio Superior de Música de Badajoz
May 10 a las 20:30 – 22:00
•10 de  mayo de 2013. 20:30 Salón de Actos del Conservatorio Superior de Música de Badajoz

Director Vicente Contador

Obras de Nodaira, Scelsi, López López. Maché y Rossé

 

May
16
Jue
“El territorio y la población durante la Edad Antigua” de José Luis Ramírez Sábada en la Feria del libro de Badajoz @ Salón de Plenos de la Diputación de Badajoz.
May 16 a las 20:30 – 22:00
May
30
Jue
Cine en la Filmoteca. AQUÍ Y ALLÁ dirigida por Antonio Méndez Esparza @ Centro de Ocio Contemporáneo de Badajoz
May 30 a las 18:00 – 23:45
•30 de mayo de 2013. 18:00, 20:15 y 22:30 h. Centro de Ocio Contemporáneo de Badajoz

Título original:Aquí y allá
México, Estados Unidos, España · 2012
VO · 110’

Sinopsis:Aquí y allá narra la historia de Pedro, un hombre casado y con dos hijas que trata de ganarse la vida con un grupo musical a su vuelta a México tras una larga ausencia. Estos años que ha estado alejado de sus raíces, le han cambiado a él y a quienes esperaba reencontrar. Festival de Cannes 2012, Premio FIPRESCI de la Semana de la Crítica

Director/es:Antonio Méndez Esparza

Guionistas:Antonio Méndez Esparza

Intérpretes:Pedro De los Santos
Teresa Ramírez Aguirre
Lorena Guadalupe
Pantaleón Vázquez