DOS SIGLOS DE UTILIDAD PÚBLICA

DOS SIGLOS DE UTILIDAD PÚBLICA

INICIO

 

La Institución Provincial conmemora su bicentenario con un programa de actos que se inicia el día 10 con una exposición sobre su historia y funciones

 El 24 de octubre de 1812 se constituyó en Badajoz la Diputación de Extremadura, la primera de cuantas nacieron en España. Las diputaciones provinciales son fruto de la Constitución de Cádiz, que las creó para que impulsaran el bienestar público. El diputado-delegado de Cultura, Miguel Ruíz, explica que “heredaron algunas de las tareas que gestionaban las Juntas Supremas, como la de Extremadura, que se vieron abocadas a cubrir el vacío de poder provocado por la invasión napoleónica de 1808”.

 

La Diputación de Extremadura, primera diputación provincial de España

La primera de España. 

La Diputación de Extremadura fue la primera diputación provincial creada en España tras la Constitución de Cádiz de 1812. Se reunió por primera vez el 24 de octubre de 1812 en Badajoz. Tras ella, ese mismo año, se constituyeron las diputaciones provinciales de Cataluña (30 de noviembre), de las Islas Baleares (12 de diciembre) y, a partir de entonces, las restantes.

Hallandose reunidos en esta Capital el mayor numero de Vocales que componen la Diputacion provincial,  

han prozedido en este dia á prestar en mis manos como superior Gefe Politico, el Juramento

prebenido p.r la Constitucion Política de la Monarquia, para empezar desde luego

á exercer las funciones de su encargo…

Dios gue, á V.E. muchos años. Badajoz, 24 de octubre de 1812. Marq.del Palacio.

Sustituyó a la Junta de Extremadura. 

Las diputaciones encarnaron el nuevo sistema institucional de las Cortes de Cádiz. Sustituían a las juntas surgidas durante la Guerra de la Independencia. La Diputación de Extremadura reemplazó a la Junta Suprema de Extremadura y supuso el inicio efectivo del régimen constitucional en la provincia.

Los primeros diputados: un noble, dos religiosos, dos abogados y dos terratenientes. 

Presididos por el capitán general de Extremadura, marqués de Palacio, los primeros diputados fueron siete: Antonio María Porres, conde de Canilleros (Brozas), Francisco Zorrilla, presbítero y abogado  (Badajoz), Joaquín Ayala (Fuente de Cantos), Diego Henao, abogado (Villafranca de los Barros), Felipe Montoya, canónigo lectoral (Plasencia), José Calzada (Logrosán) y Pedro Porro, abogado (Don Benito).

Suspensión de la primera Diputación. 

La primera Diputación de Extremadura no tuvo representantes de Cáceres y en su elección no participaron los electores de La Serena. Esas y otras irregularidades provocaron su suspensión por las Cortes de Cádiz el 13 de mayo de 1813, tras ocho meses de funcionamiento efectivo.

Nueva elección. 

Celebradas nuevas elecciones el 16 de agosto de 1813, se nombró como nuevos diputados a Pedro Manuel Bravo de Rivero (Cañaveral), Matías López (Usagre), Alonso Bootello (Montijo), Juan Antonio Donoso (Campanario), Agustín Martín Carrasco (Coria), Manuel Navarro de Euquía (Moraleja) y Joaquín de la Rocha (Badajoz). Esa nueva Diputación, ya admitida por las Cortes, estuvo presidida por Álvaro Gómez Becerra.

 

Álvaro Gómez Becerra, el primer Presidente

Primer presidente en propiedad. 

Aunque la Diputación de Extremadura tuvo dos presidentes interinos anteriores (el marqués de Palacio y Miguel Lastarria), el primero que ejerció en propiedad la presidencia fue el cacereño Álvaro Gómez Becerra, nombrado jefe superior de Extremadura por las Cortes de Cádiz y que se posesionó de la presidencia el 21 de mayo de 1813.

Un liberal para poner orden. 

El nombramiento de Gómez Becerra buscó someter a la primera Diputación de Extremadura, dominada por los poderosos ganaderos de la provincia. En opinión de las Cortes de Cádiz sehabía propasado en sus atribuciones. La suspensión de la Diputación por irregularidades y el nombramiento del liberal Gómez Becerra pretendían neutralizar un posible foco de oposición a las Cortes.

Uno de los principales políticos extremeños de la historia.

Natural de Cáceres (1772-1855), Gómez Becerra fue un abogado y jurista de prestigio. Y es uno de los extremeños de vida política más variada y extensa de la historia. Ocupó los principales puestos políticos y judiciales de la época. Anteriormente había sido corregidor y juez de primera instancia de Cáceres, donde los franceses estuvieron a punto de fusilarlo el 22 de marzo de 1810. Y después fue diputado, presidente de las Cortes, ministro en tres ocasiones, senador, presidente del Senado, magistrado del Tribunal Supremo y presidente del Gobierno. Ocupó a lo largo de su vida la jefatura de dos de los tres principales poderes del Estado.

Cuando no hay un gobierno sólido y benéfico, y cuando no hay una constitución sabia y liberal,

los soldados no son ciudadanos, no tienen patria, pelean sin objeto y sin interés propio, y son unos

simples mercenarios, para quienes es indiferente seguir éste o el otro partido, y ser vencidos o

vencedores; pero cuando depende de la suerte de las batallas el que sean libres o esclavos, felices o

desgraciados, cada uno es un León, y cada uno vale por muchos. Transformar así los hombres,

llenarlos de entusiasmo, y hacer de ellos Viriatos, solo es dado al sentimiento de la libertad, que

jamás ha podido reemplazarse por ningún artificio ni invención de los déspotas.

(Álvaro Gómez Becerra, “Constitución” en Asociación de Cáceres, periódico manuscrito

impulsado por él mismo en la capital cacereña, 31 de enero de 1813)

La Diputación de Extremadura en el Trienio.

En mayo de 1814, al regresar a España Fernando VII y reinstaurar el absolutismo, la Diputación de Extremadura cesó en sus funciones, y con ella su presidente. En marzo de 1820, al comienzo del Trienio Liberal, volvió a instalarse la Diputación, reponiéndose en su puesto a Gómez Becerra, que pocos meses después sería sustituido por Luis del Castillo Barrantes.

Cuatro presidentes.

La Diputación de Extremadura estuvo vigente durante tres años y nueve meses, y durante dos períodos: del 24 de octubre de 1812 al 4 de mayo de 1814 y del 18 de marzo de 1820 al 10 de mayo de 1822, en que se instituyó la Diputación de Badajoz. Sus cuatro presidentes fueron: Domingo Mariano Traggia y Uribarri, marqués de Palacio, capitán general del Ejército (24/10/1812 al 30/01/1813), Miguel Lastarria y Villanueva (30/01/1812 al 21/05/1813), Álvaro Gómez Becerra (21/05/1813 al 04/05/1814 y 19/03/1820 al 25/10/1820) y Luis del Castillo Barrantes (25/10/1820 al 10/05/1822).

 

La Diputación de Badajoz durante la época liberal (1822-1823 y 1835 a 1875)

De la Diputación de Extremadura a la Diputación de Badajoz.

La Diputación de Badajoz se crea en mayo de 1822, al tiempo que la Diputación de Cáceres, una vez que las Cortes decretaron la división de Extremadura en dos provincias. Quien hasta entonces había sido jefe político de Extremadura, Luis del Castillo Barrantes, pasa a ser jefe político y presidente de la nueva Diputación.

Orígenes convulsos en el Trienio Liberal.

La Diputación de Badajoz está vigente apenas durante un año y cinco meses. Fue un período de gran convulsión política. En julio de 1823 el clima bélico obligó a refugiarse en Badajoz a las diputaciones de Cáceres, Madrid, Toledo y Burgos. El día 20 de octubre de 1823 la de Badajoz celebró su última sesión. El sistema constitucional volvía a ser sustituido por el absolutismo.

La reinstalación de 1835. 

La Diputación de Badajoz volvió a constituirse el 11 de noviembre de 1835, bajo la presidencia del jefe político, Fernando de la Laguna, y con diez diputados. De nuevo las Diputaciones sustituían a las Juntas surgidas en cada provincia y las encauzaban. Los primeros años de la Diputación coinciden con la primera guerra carlista. En 1837 el 83% de su presupuesto lo gasta en la guerra.

El comienzo de la labor educativa y benéfico-asistencial.

Finalizada la guerra, la Diputación empezó a asumir otras competencias. En 1844 se crea la Escuela Normal y en 1845 el Instituto de Segunda Enseñanza de la capital. Con ambas instituciones colabora la Diputación. A partir de 1849 la Junta Provincial de Beneficencia, en la que participa la Diputación, asume la dirección de varios establecimientos asistenciales y benéficos de la provincia como el Hospital de San Sebastián (Badajoz) y el Hospital de dementes (Mérida). En 1868 la Diputación asumirá directamente la gestión de estos establecimientos.

El miércoles 11 quedó instalada la Diputación Provincial, y la provincia de Badajoz sentó la primera base de su prosperidad y su ventura. Ciudadanos que han merecido justamente la confianza de sus representantes, se consagran desde este día, á derramar pródigamente los frutos de sus desvelos sobre sus pueblos queridos; todos los negocios de interés local están dentro de sus atribuciones, la aplicación justa de las leyes generales, la promoción de mejoras de reformas de la provincia, todo lo que decida de la suerte de los pueblos, entra en la inspección de las Diputaciones. ¿Cuan perenne manantial de prosperidades no serán las diputaciones de Provincia? Esperad de ella vuestra ventura, laboriosos Estremeños.

(Badajoz. 12 de Noviembre de 1835. Fernando de la Laguna Cañedo, jefe político de Badajoz)

El jefe político y el Consejo Provincial.

Durante todo el siglo XIX la Diputación estuvo presidida por el jefe político o gobernador de la provincia y, desde 1845, algunas de sus competencias las asumen los Consejos Provinciales, que preside también aquél y cuyos miembros son nombrados por el gobierno.

La desamortización eclesiástica en marcha acabó con la caridad de la Iglesia y con su estructura educativa. En consecuencia, el estado liberal tuvo que hacerse cargo en exclusiva de la beneficencia, la sanidad y la instrucción pública. Y buena parte de esas cargas recayeron en la Diputación: hospicios, hospitales, instrucción pública (sobre todo la secundaria), más su participación en las obras públicas, actividad esencial para el progreso del país.

(Miguel Ángel Naranjo Sanguino, historiador, Historia de la Diputación de Badajoz, 1812-2000)

“Puerta de Palmas”.
Fondo Clot-Manzanares, Biblioteca de Extremadura

Oligarquía y caciquismo: la Diputación alfonsina (1875-1931)

Diputados terratenientes y rentistas. 

Durante los 55 años de la monarquía de Alfonso XII y Alfonso XIII las diputaciones, como los ayuntamientos, estuvieron dominadas por el caciquismo. Los caciques de los dos principales partidos dinásticos, conservador y liberal, se repartían el territorio en cada provincia y el poder de sus instituciones. Como resultado de esto, una oligarquía de terratenientes y rentistas dominó durante años la Diputación de Badajoz, reduciendo a la burguesía y a la clase obrera a una representación simbólica.

Una Diputación sin concejales. 

Desde hacía años, la ley prohibía que los diputados provinciales fueran concejales, en sentido completamente contrario al actual, en que es obligatorio. Paradójicamente, los diputados se elegían mediante elecciones directas (ahora son indirectas) entre un grupo de electores, pero eso no les añadía legitimidad, pues eran habituales las manipulaciones y los pucherazos. A partir de 1890 se introdujo el sufragio universal, sin que acabaran las irregularidades.

Control del gobernador civil.

La diputación era un órgano provincial, y la provincia la seguía encabezando el gobernador civil, que presidía –por encima del propio presidente de la institución– las sesiones de la Diputación a las que asistía. Al presidente lo elegía la corporación, aunque participaba en la elección el gobernador civil. El gobierno podía nombrar interinamente diputados. La institución provincial se renovaba cada dos años. Cuando no coincidían estas elecciones con las generales, y la Diputación tenía un color político distinto al del gobierno central, los enfrentamientos con el gobernador civil eran inevitables.

Insuficiencia económica y beneficencia.

Las diputaciones de esta época siguieron centradas en la beneficencia y en las obras públicas, y arrastraron siempre una muy deficiente situación económica.

Inauguración del Museo de Bellas Artes.

En enero de 1920 se inauguró el museo provincial de arte vinculado a la Diputación de Badajoz y ubicado inicialmente en el propio Palacio Provincial. En el momento de su inauguración sus fondos consistían en 58 obras.

La Dictadura y el Estatuto Provincial de 1925.

La Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) llevó a cabo una profunda reforma de la adminis

La interinidad de la Diputación republicana (1931-1936)

Las elecciones del 12 de abril de 1931, que trajeron la II República a España, se saldaron en la provincia de Badajoz con un mayor número de concejales monárquicos electos, aunque (como en el conjunto del país) los republicanos consiguieron la victoria en las principales poblaciones. El 24 de abril de 1931tomaba posesión la comisión gestora de la nueva Diputación republicana integrada por Narciso Vázquez, Manuel Barbosa, José Andújar, Fernando Miranda, Gumersindo García, Cándido Ortiz, Ricardo Cobos y Antonio Valero, a los que se añadirían pasado un mes Juan Antonio R. Machín y Pedro Gómez.

Interinidad institucional.

La Diputación de Badajoz durante la II República se afanó en la realización de obras públicas (sobre todo, de caminos vecinales) para intentar paliar la crisis obrera. También mantuvo los servicios asistenciales tradicionales de la institución (Hospital Provincial, Casa de Asistencia Social y Psiquiátrico de Mérida). En los centros asistenciales, la Diputación sustituyó en julio de 1933 a las monjas de la orden de las Hermanas de la Caridad, que se ocupaban de algunos cometidos en los centros desde 1847, por personal seglar de nueva contratación. La decisión provocó gran polémica y fue revocada definitivamente en 1936.

Beneficencia y caminos vecinales.

La Diputación de Badajoz durante la II República se afanó en la realización de obras públicas (sobre todo, de caminos vecinales) para intentar paliar la crisis obrera. También mantuvo los servicios asistenciales tradicionales de la institución (Hospital Provincial, Casa de Asistencia Social y Psiquiátrico de Mérida). En los centros asistenciales, la Diputación sustituyó en julio de 1933 a las monjas de la orden de las Hermanas de la Caridad, que se ocupaban de algunos cometidos en los centros desde 1847, por personal seglar de nueva contratación. La decisión provocó granpolémica y fue revocada definitivamente en 1936.

Expropiación del Matadero de Mérida.

En agosto de 1932 el gobierno expropió el Matadero de Mérida, que había sido inaugurado en febrero de 1930, pasando a ser gestionado por la Diputación, que lo renombró como Matadero Provincial. Fue otro motivo de controversia política durante la República.

Un presidente socialista y otro radical republicano.

Durante la República la Diputación de Badajoz sólo tuvo dos presidentes. Narciso Vázquez Torres (1875-1952) lo fue durante el bienio republicano-socialista (1931-1933) y unos meses de 1936. Era socialista, médico odontólogo, natural de Llera y tendría que exiliarse tras la guerra civil, muriendo en Francia en 1952. Entre sus dos mandatos, ocupó la presidencia de la institución el procurador Manuel Barbosa García (1934-1936), de Jerez de los Caballeros, presidente provincial del Partido Republicano Radical.

Dos instituciones provinciales.

Durante toda la II República se mantuvo la situación de interinidad de las Diputaciones provinciales que ya había sido característica de la Dictadura de Primo de Rivera. La diferencia esencial fue que los gestores los seguía eligiendo el gobernador civil pero lo hacía entre concejales de voto popular y estos a su vez elegían al presidente. De todas formas, durante la República las diputaciones no fueron elegidas democráticamente, aunque sus miembros fueran concejales electos.

Espero que la palabra política, que tanto daño ha hecho al país, no tenga cabida en esta Comisión, pues en ella lajusticia será unánime y sólo ha de mirarse a trabajar intensamente por la España Nueva.

(Marciano Díaz de Liaño, gobernador civil, en el acto de toma de posesión de la Comisión Gestora de la Diputación Provincial de Badajoz, 21 de agosto de 1936)

 

La Diputación de Badajoz durante la dictadura de Franco (1936-1975)

Interinidad institucional. 

La interinidad que la Diputación había vivido durante la República prosiguió en los primeros años del régimen franquista, aunque sus miembros no eran ni siquiera concejales electos. Hasta 1949 rigió la institución provincial una comisión gestora que había sido nombrada por el gobernador civil a comienzos de los años cuarenta e integrada por representantes de distintas corporaciones.

Diputación orgánica.

El 24 de abril de 1949 tomó posesión la Diputación orgánica del franquismo integrada por representantes de los partidos judiciales y de diversas corporaciones económicas, culturales y profesionales. Habían sido elegidos en unas elecciones indirectas celebradas el mes anterior. Los diputados se renovaban cada tres años. Durante años se impuso una notable estabilidad institucional. Sólo dos presidentes hubo en la Diputación de 1940 a 1965: Juan Murillo y Adolfo Díaz Ambrona.

… ya se han resuelto algunos problemas que parecían insolubles tales como los de dotar de teléfono y luz eléctrica a todos los pueblos de la provincia, pero sólo ha podido iniciarse la campaña para dotar (los) de agua potable.

(Adolfo Díaz Ambrona, discurso de despedida como presidente de la Diputación, 12 de julio de 1965)

Nuevos proyectos y competencias.

La Diputación continuó con su labor benéfico-asistencial y sanitaria, además de la contribución al arreglo de caminos vecinales y de obras públicas. En los primeros años llevó a cabo también otras actividades como la cofinanciación de la prisión provincial y planes de repoblación forestal y fomento agropecuario. A partir de los años cincuenta y sesenta se involucró en otros proyectos de gran importancia para la región, como el Plan Badajoz o la Universidad de Extremadura.

La inestabilidad de los últimos años.

Frente a la interinidad de 1936 a 1949 y la estabilidad de 1949 a 1965, en el tercer período de la Diputación franquista (de 1965 a 1975) se sucedieron los presidentes y se vivió cierta sensación de crisis. En esos últimos años se creó la Institución Cultural Pedro de Valencia y se promovió la creación del nuevo hospital y la construcción de un nuevo edificio para el psiquiátrico de Mérida.

Colaboración con la Junta preautonómica de Extremadura.

Durante la transición de la dictadura a la democracia, las gestiones realizadas por los parlamentarios extremeños impulsaron la creación de la Junta Regional de Extremadura, instituida por Real Decreto de 13 de junio de 1978. Entre sus miembros había representantes de las diputaciones provinciales. El de Badajoz fue Fernando Albarrán Ambel, último presidente predemocrático. La Diputación de Badajoz cedió a la Junta un edificio para ubicar la presidencia, así como los primeros recursos materiales.

El último presidente de la Diputación de Badajoz antes del período democrático, Fernando Albarrán Ambel, fue representante de la institución en la primera Junta Regional de Extremadura

 

La Diputación de Badajoz en la democracia (1979-2012)

Los concejales en la Diputación.

Por primera vez en la historia la Diputación estuvo formada enteramente, a partir de 1979, por concejales electos en comicios municipales. 27 diputados que elegían entre ellos mismos al presidente.

La Junta de Extremadura y las Diputaciones inspirarán sus relaciones interadministrativas en los principios de eficacia, colaboración, cooperación, información mutua y respeto de los ámbitos competenciales respectivos, ponderando en su actuación la totalidad de los intereses públicos regionales.

(Ley 5/90, de 30 de noviembre, sobre relaciones administrativas entre la Comunidad Autónoma y las diputaciones provinciales de Cáceres y Badajoz)

Miembros de la primera Diputación provincial de Badajoz tras las elecciones de 1979 (Archivo fotográfico de HOY)

Atención a las infraestructuras básicas.

Los primeros años de la corporación provincial durante la etapa democrática estuvieron presididos por las controversias entre UCD y PSOE a nivel regional y la crisis interna de la UCD. En esos primeros años la Diputación de Badajoz, que experimentó una notable mejora económica, se centró en intentar paliar la gravísima carencia de infraestructuras de la provincia.

Reorganización general.

Los primeros mandatos socialistas introdujeron numerosos cambios en la política provincial. Además de intentar eliminar los déficits de dotaciones y equipamientos, la Diputación se centró en la modernización de la red viaria provincial, en la creación de varios órganos nuevos de gestión y en la supresión de otros. La situación económica de la Diputación comenzó a recuperarse hasta alcanzar niveles de superávit ya desde los años finales del siglo XX.

Municipalismo y desarrollo local.

A partir de los años de cambio de siglo, la Diputación de Badajoz acentuó su modelo municipalista. Se pretendía pasar de una administración asistencial a un instrumento al servicio de los municipios. La Diputación se convertía en una pieza principal de la política de desarrollo local de la provincia.

Siete presidentes.

La Diputación de Badajoz ha tenido durante la democracia siete presidentes: Luciano Pérez de Acevedo y Amo (26/04/1979 a 03/06/1983), de la Unión de Centro Democrático; y los restantes, del Partido Socialista Obrero Español: León Romero Verdugo (06/06/1983 a 24/07/1987), Ramón Ropero Mancera (27/07/1987 al 04/07/1989), Ramón Rocha Maqueda (04/07/1989 a 10/07/1995), Eduardo de Orduña Puebla (13/07/1995 a 19/07/1999), Juan María Vázquez García (19/07/1999 a 02/07/2007) y Valentín Cortés Cabanillas (12/07/2007).

Corporación provincial actual

 

Acto institucional conmemorativo de la constitución de la Diputación en el año 1812

•24 de octubre de 2012. 11:00 Salón de Plenos Diputación de Badajoz

El 24 de octubre, fecha crucial por ser el día y mes en que se constituyó la Diputación pacense en el año 1812.

El salón de plenos de la Diputación de Badajoz acoge un acto institucional conmemorativo de su bicentenario, que incluirá la lectura del acta fundacional de la Diputación de Extremadura y una conferencia sobre el valor institucional de las instituciones provinciales en época de crisis.

El acto dará comienzo a las 11,00 horas y al mismo está prevista la asistencia del presidente del Gobierno de Extremadura (GobEx), José Antonio Monago; el secretario general del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; y los presidentes de las diputaciones de Badajoz y Cáceres, Valentín Cortés y Laureano León, respectivamente, entre otras autoridades.

El programa comenzará con un concierto de piano en el que Álvaro Meliveo Baltanás interpretará una composición de Chopin y continuará a las 11,10 horas con la lectura del acta fundacional de la Diputación de Extremadura por parte del periodista Francisco Javier Moreno Romagueras.

Seguidamente, sobre las 11,20 horas, intervendrán los componentes de la mesa presidencial ante los presentes al acto, que concluirá a las 11,40 horas con la conferencia ‘El valor institucional de las diputaciones en época de crisis’ que pronunciará el técnico de Administración Civil y profesor de la Universidad Carlos III, Javier Velázquez López.

Inauguración de la exposición “Dos siglos de utilidad pública” de la Diputación de Badajoz

•Hasta el 28 de octubre Sala Vaquero Poblador y el Patio de Columnas.

Está compuesta por paneles explicativos sobre la historia de la Diputación Provincial de Badajoz, de su constitución, de sus presidentes y de sus áreas. El recorrido se puede hacer por fechas a través de un calendario de efemérides instalado en el suelo. Destacan las vitrinas con los libros de firmas más importantes de la historia, así como objetos representativos. Moviendo las caras de un jueg,o realizado con doce cubos, podemos obtener respuestas a cuestiones sobre esta institución.

Dos siglos de utilidad pública
Dos siglos de utilidad pública
Dos siglos de utilidad pública
Dos siglos de utilidad pública

La muestra inaugurada por el presidente de la Institución Provincial pacense, Valentín Cortés, a las 20 horas de el miércoles 10 de octubre de 2012, podrá visitarse hasta el 28 de octubre en la sala Vaquero Poblador y el Patio de Columnas.

“En esta exposición -desvela Miguel Ruíz- se realiza un recorrido histórico marcado por una serie de hitos. En una primera parte se muestran los orígenes centrados en la Diputación de Extremadura, la creación de la Diputación de Badajoz, el siglo XIX o la Diputación republicana; y otra fase compuesta por la Diputaciòn franquista y la época democrática. La segunda parte trata de explicar las funciones que cumple la Institución pacense”.

Dos siglos de utilidad pública
Dos siglos de utilidad pública
Dos siglos de utilidad pública
Dos siglos de utilidad pública

De la exposición sobresale la trayectoria histórica y sus funciones a través de fotografías, textos y paneles que explican las distintas épocas de la Diputación de Badajoz. Entre estas épocas no podemos olvidar el siglo XIX, con la Restauración y el caciquismo existente.

Entre otros hitos se recoge la implantación de la actual demarcación territorial por provincias en el siglo XIX. Anteriormente, estuvo vigente la  Diputación de Extremadura hasta el Trienio Liberal (1820-1823), cuando nacieron ya las diputaciones de Badajoz y Cáceres.  Indica el diputado provincial su especial interés “en invitar a todos los ciudadanos de Badajoz a que visiten esta exposición que iniciará depués una itinerancia por distintas poblaciones de nuestra provincia. Lo que se propone es enseñar deleitando”.

La muestra se completa con dos audiovisuales, el primero que complementa la exposición y dura unos siete minutos, y un segundo documental con la proyección que se llevó sobre diferentes poblaciones pacenses a la Exposición Universal de 1929.

Dos siglos de utilidad pública
Dos siglos de utilidad pública
Dos siglos de utilidad pública
Dos siglos de utilidad pública

 

Presentación del libro “Los primeros liberales. La contribución de Extremadura”

•25 de octubre. 20:00 Salón de Plenos Diputación de Badajoz

Compendia 27 biografías de personalidades extremeñas de primer orden, redactadas por acreditados historiadores.

Se presentó ayer en la Diputación de Badajoz un trabajo colectivo que recoge biografías de las figuras extremeñas más destacadas del periodo 1810-45

Varios historiadores de Extremadura y de otros puntos del país han colaborado en un trabajo colectivo que repasa el primer liberalismo español a través de las biografías de 27 destacadas figuras extremeñas que contribuyeron al movimiento que configuró el Estado Moderno. Editado por José María Lama y publicado por la Diputación de Badajoz con motivo del Bicentenario de la creación de la Institución Provincial, “Los primeros liberales españoles. La aportación de Extremadura, 1810-1845” fue presentado ayer por la catedrática de la Universidad de Valencia, Isabel Burdiel, Premio Nacional de Historia en 2011 y experta en el liberalismo de esta época; el propio Lama y el presidente de la Diputación pacense, Valentín Cortés. Entre el numeroso público que asistió al acto se encontraba la mayoría de los autores de los biografiados.

Entre las figuras que recoge la obra hay cuatro presidentes del Gobierno, cuatro presidentes de las Cortes, embajadores y once ministros, entre otros, intelectuales a su vez que abrazaron un amplio espectro ideológico, desde los más moderados a los progresistas de mejor cuño. El libro supone, en palabras de Lama, una reivindicación de la importancia que tuvo Extremadura en el principio del liberalismo y de la política en sí. Respecto a la selección de los 27 liberales, Lama indicó que obedece a tres criterios, que fueran nacidos o relacionados con la región, cuyos nacimientos se produjeran antes de 1812, concretamente de 1752 a 1809, y que hubieran desarrollado su actividad política con anterioridad a 1854.

 José Mª Lama, además de editor, se ha encargado de las biografías de Francisco Rodríguez de Ledesma y Marcelino Calero Puertocarrero. El primero, autor teatral y abogado natural de la localidad pacense de Salvatierra, fue el primer presidente de las Cortes ordinarias de Cádiz en 1813, y Calero Puertocarrero, natural de Badajoz, se dedicaba a imprimir periódicos y libros de la época,   exiliándose en las dos épocas del absolutismo fernandino.

El presidente de la Diputación introdujo la presentación manifestando que “los más de dos años que hemos dedicado a aquellos acontecimientos tan relevantes me producen una gran satisfacción: verba volant, scripta manent, o lo que es lo mismo, lo escrito permanece y las palabras se las lleva el viento. Creo sinceramente que han sido años fecundos, y gran parte del mérito le cabe a ustedes, partícipes del libro, que han dado relieve a este periodo tan importante de nuestra historia y sacado a la luz la trayectoria vital y política de un buen número de extremeños que participaron en la política nacional de manera tan destacada”.

Cortés añadió que como hija de la Constitución de 1812, la Diputación de Badajoz no podía estar ajena a la conmemoración de la efemérides. “Lo hemos llevado a cabo, creo, de forma digna y dilatada en el tiempo, como el hecho merece. Dignamente, pues esta es la segunda exposición que organizamos. La primera tuvo cabida en 2010, año del Bicentenario del comienzo de las sesiones que alumbraron la Constitución de Cádiz. Extremadura y la Modernidad fue el título que recibió dicha muestra y el completo catálogo que se editó. En estos días hemos abierto la exposición que está presente hasta finales de este mes: Diputación de Badajoz. 200 años de utilidad pública”.

 Valentín Cortés quiso recalcar que “Extremadura tuvo un protagonismo político de primer orden en los años que van de 1810 a 1854. Extremeños fueron quienes redactaron y defendieron epígrafes fundamentales de la Constitución de 1812. Lo fueron también aquellos que asumieron responsabilidades en los primeros gobiernos liberales, o quienes propagaron las ideas de progreso. Y, desde luego, fueron muchos los extremeños de la primera hora los que sufrieron persecución, exilio e incluso la muerte. Sirva esto como motivo de orgullo, pero sobre todo, para disipar las insidias que achacan a esta tierra nuestra un atraso atávico en todos los órdenes”.

En la publicación aparecen desde liberales muy moderados que rayan el autoritarismo, como Bravo Murillo, hasta liberales más avanzadosy próximos al republicanismo, caso de Julián de Luna.

Buena parte de ellos trabajaron a su vez como periodistas y utilizaron las tribunas de los medios de comunicación para dar a conocer sus ideas, lo que supuso la creación de la opinión pública y el concepto de ciudadano. Entre otros liberales recogidos en la publicación figuran José María Calatrava, un emeritense que llegó a ocupar la presidencia de los tres poderes, el Gobierno, las Cortes y el Tribunal Supremo, así como de Álvaro Gómez Becerra, el primer presidente de la Diputación de Badajoz y miembro del Tribunal Supremo. Carmen Fernández-Daza se ha encargado de la  hagiografía del aristócrata almendralejense Francisco Fernández Golfín. Otra figura destacada es el sacerdote Muñoz Torrero,   natural de Cabeza del Buey y considerado patriarca de la hornada de liberales extremeños por su afán por la libertad de imprenta y el fin de la Inquisición. Falleció en el exilio.

 La badajocense e historiadora Isabel Burdiel explicó que el liberalismo español inauguró la modernidad de España, afirmando que “no hubo uno sino varios liberalismos creados al hilo de los conflictos sociales y políticos de aquel periodo”. De los tres grupos principales, moderados, progresistas y republicanos, Burdiel destacó que eran partidos de notables que defendieron una participación política restrictiva, si bien los ideólogos del progresismo evolucionaron a una defensa de la ampliación de la esfera pública.

 Para Isabel Burdiel, las causas del final del liberalismo hay que buscarlas en el intento de forzar una involución política, tratando de retrotaerse al momento anterior a la fragmentación ideológica. Además, añadió, fue consecuencia de “la crisis de la revolución de 1854 debido a la indignación pública y los negocios fraudulentos y a otra crisis, la de valores por el comportamiento privado de la reina Isabel II”.

  Las personalidades extremeñas biografiadas y sus autores son: Juan Justo García (Zafra, 1752 – Salamanca, 183?) por Ricardo Robledo; Francisco Rodríguez de Ledesma (Salvatierra de los Barros, 1760 – Madrid, 182?) por José Mª Lama; Diego Muñoz Torrero (Cabeza del Buey, 1761 – Lisboa, 1829) por Juan García Pérez; Manuel Mateo Luján (Castuera, 1763 – Cádiz, 1813) por Víctor Guerrero Cabanillas; Antonio Oliveros (Villanueva de la Sierra, 1764 – La Cabrera, 1820) por Juan Ángel Ruíz Rodríguez; Francisco Fernández Golfín (Almendralejo, 1767 – Málaga, 1831) por Carmen Fernández-Daza; Juan María Herrera (Cáceres, 1769-1852) por Fernando Sánchez Marroyo; Juan Álvarez Guerra (Zafra, 1770 – Madrid, 1845) por Isabel Pérez González; Manuel Martínez  de Tejada (Zafra, 1771-1849) por Francisco Zarandieta; Álvaro Gómez Becerra (Cáceres 1771- Madrid, 1855) por Cecilia Martín Pulido y Mercedes Pulido Cordero; Martín Batuecas (Granadilla, 1772 – Aldeanueva del Camino, 1819) por Miguel Ángel Melón Jiménez; Bartolomé José Gallardo (Campanario, 1776 – Alcoy, 1852) por Miguel Ángel Lama; Marcelino Calero Portocarrero (Badajoz, 1778 – Madrid, 1839) por José Mª Lama: Manuel de la Rocha (Badajoz, 1778-183?) por José Sarmiento Pérez; José Álvarez Guerra (Zafra, 1778 – Sevilla, 1862) por Enrique Baltanás; Diego González Alonso (Serradilla, 1779 – Madrid, 1841) por Javier Pérez Núñez; Pablo Montesino (Fuente del Carnero, Zamora, 1781 – Madrid, 1849) por Julio Ruíz Berrio; José Mª Calatrava (Mérida, 1781 – Madrid, 1846) por Juan Sánchez González; José Mª Doménech (Almendral, 1782 – Badajoz, 1859) por Francisco Manuel Cebrián Andrino; José Landero Corchado (Alburquerque, 1784 – Madrid, 1848) por Miguel Ángel Naranjo Sanguino; Ramón Mª Calatrava (Mérida, 1786 – Madrid, 1876) por Francisco López Casimiro; Facundo Infante (Villanueva del Fresno, 1787 – Madrid, 1873) por Mª Isabel López Martínez; Julián Luna y de la Peña (Zarza Capilla, 1789 – Cabeza del Buey, 1848) por Esteban Cortijo Parralejo; Antonio González González (Valencia del Mombuey, 1792 – Madrid, 1876) por Juan Antonio González Caballero; Juan José García Carrasco (Cáceres, 1799-1851) por Manuel Roso Díaz; Juan Bravo Murillo (Fregenal de la Sierra, 1803 – Madrid, 1873) por Juan Pro Ruíz; y Juan Donoso Cortés (Valle de la Serena, 1809 – París, 1853) por Raquel Sánchez García.

 

Dos siglos de utilidad pública.

Acto de conmemoración Bicentenario de Diputación de Badajoz

Exposición conmemorativa por el bicentenario de la Diputación de Badajoz

Discurso del Presidente de la Diputación de Badajoz. D. Valentín Cortés